Después de la germinación de la semilla, la planta de Cannabis entra en la Etapa de Plántula. También se conoce como “plantines de Cannabis”. En este artículo, encontrarás información sobre cómo cuidar tus plantas de Cannabis recién germinadas, algunos problemas que pueden surgir en la etapa de plántula y cómo solucionarlos.

Las plántulas de Cannabis crecen mejor en condiciones de alta humedad relativa y temperatura cálida. Las luces deben colocarse cerca de las plántulas (pero no demasiado) y subirlas a medida que las plantas crecen. Finalmente, una plántula de Cannabis necesita pequeñas cantidades de agua y nutrientes y sus necesidades aumentarán a medida que la planta crezca y se fortalezca.

Etapa de plántulas (2 a 3 semanas)

Cuando se abre la semilla de marihuana, el primer par de pequeñas hojas redondeadas que aparecen se llaman “cotiledones” y se inicia la Etapa de Plántula. La planta recién nacida permanecerá en la etapa de Plántula hasta que crezcan sus hojas verdaderas. Después de abrir los cotiledones, la pequeña plántula de Cannabis comienza a producir hojitas aserradas, aún no las hojas digitadas características, solo folíolos aserrados individuales. Los folíolos son cada una de las láminas de una hoja compuesta, en el caso del Cannabis son hojas digitadas, o sea con forma de mano abierta.

A medida que la planta crece, nuevas hojas con más folíolos comienzan a desarrollarse hasta que la planta produce las hojas digitadas con bordes aserrados que todos podemos identificar como hojas de Cannabis. Cuando aparecen estas hojas “verdaderas” (a diferencia de los cotiledones), la planta entra en la etapa vegetativa. Este proceso puede demorar hasta tres semanas.

Factores que ayudan al crecimiento saludable de las plántulas de Cannabis

  • Temperatura cálida: Las plántulas de Cannabis recién germinadas son muy sensibles a la temperatura, crecen mejor a temperaturas alrededor de 22 – 26º C (72 – 79 F).
  • Intensidad de luz relativamente baja: Las plantas de Cannabis recién nacidas aún no pueden procesar la luz de alta intensidad. Las luces LED o las luces de menor potencia son buenas para esta etapa. Una luz de espectro frío (azul) es lo más indicado para esta etapa, ya que promueve el crecimiento vegetativo.
  • Distancia adecuada entre planta y lámpara: Hay que tener en cuenta la distancia entre la planta y las luces de crecimiento, que dependen de su intensidad y temperatura. Comienza con una distancia de aproximadamente 15 cm (6 pulgadas) si usas luces de baja intensidad y realiza la “prueba de la mano”, colocando la mano en la parte superior de tus plantas durante 30 segundos. Si sientes demasiado calor para tu mano, probablemente también sea demasiado para la planta, así que sube la lámpara hasta quela sientas tibia pero no caliente. Si cultivas al aire libre, trata de colocar tus plantitas recién germinadas donde la luz del sol las alcance por algunas horas y vigílalas para que el sustrato nunca se seque del todo.
  • Luz / fotoperíodo: Comienza con 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad.
  • Nutrición: Las plántulas necesitan una dosis baja de nutrientes o pueden experimentar “quemadura de nutrientes”. Si estás cultivando en tierra, elige mezclas ligeras y evita la fertilización adicional en las primera semana o dos, según la mezcla inicial.
  • Tamaño de la maceta: Una vez germinada, coloca tu semilla/plántula en una maceta pequeña o vaso con drenaje para obtener mejores resultados. Luego trasplantala a una maceta más grande una vez que haya crecido unos pocos cm o si ves que las raíces salen a través de los agujeros de drenaje.
  • Riego: Riega tus plántulas con un rociador para evitar el riego excesivo. Usa solo agua limpia.
  • Humedad relativa: Un ambiente muy seco puede hacer que las plántulas se sequen fácilmente. Mantén la humedad alrededor del 65 – 80%. Para esto puedes rociar agua en el ambiente si es necesario.
  • Niveles de pH: Mantén los niveles de pH del suelo entre 6.5 y 7 durante esta etapa para que tu plántula pueda absorber todos los nutrientes presentes en el sustrato.

Presta atención a estos factores, si no se atienden, tu planta de Cannabis puede experimentar retrasos en el crecimiento y finalmente morir. Veamos los problemas típicos que puede tener una planta de Cannabis recién germinada durante la etapa de plántula.

Problemas que retrasan en el crecimiento de las plántulas de Cannabis

¿Tu planta de marihuana no está creciendo? Hay muchos factores que pueden retrasar el crecimiento en la etapa de plántulas, echemos un vistazo a algunos de ellos.

Problemas con el riego y el tamaño de la maceta

El riego insuficiente y/o excesivo puede causar retraso en el crecimiento en las plantas de Cannabis recién germinadas. Las plantas pequeñas que crecen en macetas grandes pueden experimentar problemas de riego excesivo, ya que las raíces necesitan oxígeno para desarrollarse y sus sistemas de raíces aún son incapaces de absorber tanta agua. En este caso, las plántulas parecen caídas y débiles porque se están ahogando lentamente. Si observas esto, simplemente agrega menos agua a cada riego y solo riega alrededor de la plántula, deja que la tierra absorba un poco antes de volver a regar.

Si por el contrario, la maceta es demasiado pequeña para la plántula, el crecimiento también se retrasará. Las raíces necesitan espacio para desarrollarse y corren riesgos de tener problemas con el riego en espacios reducidos. En este caso, simplemente trasplanta la plantita a una maceta más grande para evitar que se formen las “raíces anudadas”. El mal drenaje también causa estos problemas en las plantas de Cannabis jóvenes.

Problemas con nutrientes

La toxicidad por nutrientes generalmente ocurre cuando el medio de cultivo tiene un exceso de nutrientes para la etapa y las plantas no pueden absorberlos. Las hojas se ponen de un color verde oscuro y las puntas se ven quemadas, de color marrón.

La deficiencia de nutrientes puede ocurrir debido a que el medio de cultivo carece de nutrientes o porque tiene demasiados. Esto puede causar que los niveles de pH están fuera de rango y dichos nutrientes no están disponibles para que la planta los absorba, a pesar de estar presentes en la mezcla de tierra. La deficiencia más común en la primera etapa de la planta es la deficiencia de nitrógeno, que se evidencia cuando las hojas más viejas se vuelven amarillas, luego marrones y crujientes.

A veces, esto sucede también cuando la planta está en una maceta muy pequeña y ya ha absorbido todos los nutrientes en el suelo. Si este es el caso, la mejor idea es trasplantar tu plántula a una maceta más grande que contenga una mezcla de tierra rica en materia orgánica y aplicar nutrientes para la etapa vegetativa. Recuerda controlar el calendario de riego y fertilización para obtener mejores resultados.

Problemas con la temperatura

Si las temperaturas son demasiado altas o demasiado bajas, las plantas de Cannabis experimentarán retrasos en el crecimiento. La quemadura por calor se evidencia cuando las puntas de las hojas se curvan hacia arriba y quedan rizadas. Si este es el caso, baja la temperatura ambiente y controla los cambios en el crecimiento de las hojas nuevas. Como se indicó anteriormente, mejor mantener las temperaturas del ambiente entre 22 – 26º C (72 – 79 F).

Problemas con la luz

Demasiada luz o muy poca luz también son factores que conducen a un retraso en el crecimiento.

Si tus plantitas no reciben suficiente luz, crecerán muy altas y débiles, con pocas hojas. Verás que el tallo crece espigado, estirado y blanco, sin fuerza. Si este es el caso, debes posicionar tu lámpara de crecimiento más cerca de la planta. Siempre haz la “prueba de la mano”, colocando la mano en la parte superior de tus plantas durante 30 segundos. Entonces, si sientes demasiado calor en la mano, probablemente también sea demasiado para la planta, así que eleva la lámpara hasta que se sienta tibia pero no caliente.

Cuando reciben demasiada luz, las hojas se encrespan y parecen quemadas. Si este es el caso, mueve la lámpara hacia arriba y también haz la “prueba de la mano”. Puede existir una combinación de exceso de luz y temperatura si la lámpara está demasiado cerca.

cannabis seedling elongated stem
Plántula de Cannabis con tallo espigado
PH: Chanvre QuebecFe

¡Cuida tus plántulas de Cannabis!

En la etapa de plántulas, las plantas de Cannabis son muy sensibles y vulnerables, su sistema de raíces aún no está desarrollado y necesitan cuidados especiales, poco riego y humedad ambiente elevada. Una plántula saludable tiene un tallo corto y hojas verdes.

Recuerda tomar notas sobre esta etapa y controlar los factores ambientales desde la semilla hasta la cosecha. ¡Puedes hacer esto con nuestra aplicación gratuita, Grow with Jane! Sigue este enlace para descargarla hoy. Descarga la aplicación.

Si cuidas estos factores, tu plántula crecerá rápidamente y entrará en la siguiente etapa como una planta saludable. Como se dijo antes, cuando aparecen las hojas con bordes dentados, la planta recién germinada termina la etapa de plántula y entra en la etapa vegetativa.

Artículo completo: Qué sucede en la etapa vegetativa de una planta de Cannabis

¡Cultiva lo tuyo con Grow with Jane!

Grow with Jane App Inicio

Grow with Jane, la app para cultivadores de Cannabis hogareños

Monitorea tus actividades y plantas.

Planifica y crea recordatorios que se repiten.

Recibe consejos contextuales adaptados a tu cultivo.

Comparte tu trabajo con una comunidad de personas afines mientras aprendes cómo cultivar mejor.

Descarga Grow with Jane